miércoles, 15 de enero de 2014

Instalaciones de electricidad (I)

Las instalaciones de electricidad en los edificios (I)

Magnitudes y elementos


Los circuitos eléctricos están destinados a la distribución y a la transformación recíproca de la energía eléctrica y de otras clases de energía. Las magnitudes fundamentales utilizadas en la teoría de circuitos son:
  • la carga eléctrica (q), que se mide en Culombios (C)
  • el flujo magnético (Ø), que se mide en Weber (Wb)
  • la corriente o intensidad (i), que se mide en Amperios (A)
  • la tensión (u), que se mide en Voltios (V)
  • la potencia (p), que se mide en Vatios (W)
  • la energía o trabajo (T), que se mide en Julios (J).

En corriente alterna se considera los siguientes tipos de potencia:
  • potencia activa, real o verdadera (P), que se mide en Vatios (W)
  • potencia reactiva (Q), que se mide en Voltamperios reactivos (VAr)
  • potencia aparente (S), que se mide en Voltamperios (VA).

La potencia aparente y la potencia reactiva no son potencias físicas, sólo la potencia activa produce trabajo útil.

Elementos ideales y reales

Cualquier circuito puede ser considerado como combinación de una serie de elementos reales que, a su vez, pueden ser representados por una combinación de elementos ideales. Cada elemento ideal se caracteriza por una ecuación de definición, que equivale a la relación existente entre la tensión medida entre sus terminales y la intensidad que circula por los mismos. Los elementos ideales son:
  • resistencia, que se expresa en Ohmios (Ω) cuando la tensión se mide en Voltios y la intensidad en Amperios
  • conductancia (G), que se expresa en Siemens y que es la inversa de la resistencia
  • condensador, cuya capacidad (C) se mide en Faradios
  • bobina de inducción, cuya inductancia (L) se mide en Henrios
  • transformador, caracterizado por la relación de transformación
  • fuente de tensión., generador hipotético entre cuyas terminales se produce una diferencia de potencial que es independiente de la corriente que suministra.

El comportamiento eléctrico de los elementos reales no se identifica con el de los ideales, pero puede representarse mediante una combinación equivalente de elementos ideales. Por ejemplo, una resistencia real puede representarse como la combinación de una resistencia y una bobina ideales, dispuestas en serie.
Proyectos de instalaciones en los edificios












Daniel Trujillano, arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario